El regreso de GERALT DE RIVIA: ESTACIÓN DE TORMENTAS, de Andrzej Sapkowski (avance)

Estación de Tormentas (Avance)

Portada de la edición

¡Geralt de Rivia , el Brujo, el Lobo Blanco, ha vuelto!

Pero ¿de dónde…? ¿de la muerte (o ese limbo extraño en que le dejó su autor)…?  No. Su regreso literario (1) no es para continuar las aventuras de la saga (¿o quizás sí…?), sino que supone una vuelta al pasado, a hechos que acontecieron antes de La Sangre de los Elfos, antes incluso del final del segundo libro de la serie, La Espada del Destino, que se cierra con el relato que da nombre al volumen, donde en realidad comienza la gran aventura que conocemos.

Porque, si esa historia supone el inicio de los hechos posteriores, donde Geralt descubre que está ligado a Ciri por el destino, Sapkowski ha decidido que sea ella, también, el punto de partida para Estación de Tormentas; mejor dicho, su punto final: en La Espada del Destino se rememoran los terribles hechos ocurridos en el Monte Sodden, y es en allí, en su cima, donde El Brujo recuerda a uno de los personajes del nuevo volumen, uno de los catorce caídos, cuyo nombre quedará grabado en piedra para la posteridad: la hechicera Lytta Neid.  Y ese recuerdo de entonces lo utiliza Sapkowski ahora (trece años después) para construir la nueva historia:

Lytta Neid, llamada Coral.  El apodo le venía del color del lápiz de labios que usaba.  Lytta puso en su contra una vez al rey Belohum, de tal forma que pasó una semana en los calabozos.  Cuando le soltaron se fue a verla para preguntarle el porqué. Sin saber cómo ni cuándo aterrizó en su cama y allí pasó otra semana. (La Espada del Destino, pag. 244).

Coral

¿Yennefer..  o Lytta Neid?

En España deberemos esperar unos meses antes de conocer la historia completa, aún sin editar. Sin embargo, Artifex, con esa ingeniosa visión comercial que mantiene, ha publicado sus 30 primeras páginas como avance editorial, y Luis G. Prado las ofrece a sus suscriptores -y clientes en Cyberdark– para acortar la espera, crear expectativas y abrir mercado  (algo que, en los tiempos que corren, es necesario).

¿Qué podemos encontrar en ese avance? No mucho, la verdad, y poco bueno; esa es la impresión que me ha dejado… cierta desazón y extrañeza; un estilo y lenguaje (significativo y valorado en la obra y el autor) demasiado recargado; la sensación de que no es el mismo Sapkowski que tan buenos momentos me hizo pasar y recordaba; tanto que confieso haber acudido -hacia mitad de su lectura- a la primera página, para comprobar si era a causa de la traducción, tan importante en el caso del autor polaco.  Pero no, no es eso: ahí están Jose Mª Faraldo (su gran valedor) y Fernando Otero (co-traductor en La Torre de la Golondrina). ¿Entonces…?

Witcher urodzinki wiedźminki (pclab.pl)

Wiedźmin, cazador de monstruos (Pclab.pl)

No soy el único que al conocer la noticia del regreso del Wiedźmin (Brujo en polaco) -personaje que en su día supuso un soplo de aire fresco y renovación en la Fantasía para adultos-, además de alegrarme, manifesté ciertas dudas (lógicas) y muchos interrogan-tes: tras cinco años de dar fin a un personaje y su saga con éxito, y declarar con rotundidad que no volvería, ¿tan necesario era recuperarlo?.  Una posible respuesta: Narrenturn, y más aún Vibora, no han tenido la misma acogida y favor del público. Entonces, ¿lo hace por motivos econó-micos… o regresar a “la cresta de la ola”? Respuesta: sin duda, es el momento: los videojuegos The Witcher, basados en el personaje -dos hasta el momento, el tercero en puertas, con enormes expectativas (2)-, causan fervor popular (7 millones de copias vendidas) y están considerados entre los mejores del género…

The Witcher cómic-02

The Witcher. Paul Tobin (Dark Horse comics)

Para preparar la salida del tercer videojuego, Dark Horse, en acuerdo con CD Projekt RED, lanza una serie de cómics (de los que ya informamos en su día -ver aquí-, con 4 números publicados hasta el momento).  El personaje vuelve a estar de moda…y el autor aprovecha su oportunidad.  Pero, siendo lícito que lo haga, para el aficionado que disfrutó de su creación queda la pregunta más importante: ¿será el mismo Andrzej Sapkowski que nos encandiló en su día? ¿Lo será Geralt?

El breve avance que nos ofrece Artifex no despeja dudas; en todo caso, las ensombrece, y destroza expectativas: sí, tenemos al brujo, cínico y descreído, como siempre, tal vez algo más seco y brutal que antes; y está Jaskier, contrapunto y compañero eterno, mujeriego y diplomático; y Sardinilla (“todos mis caballos se llaman Sardinilla”); …y Lytta Neid, la hechicera de labios rojos como el Coral, intrigante y traviesa, sugerente; tal vez el personaje que más llama la atención, conociendo donde aterriza Geralt.  Por lo demás, la jerga particular que utilizan y fue distintivo del autor en su día, me pareció sobrecargada, y su sentido del humor, en este caso, aburrido y soez, cansino.  Mala presentación, sin duda.

Pero como -por el respeto y admiración que siento hacia el autor- no quiero quedarme -ni dejaros- con esta sensación, particular y estrecha, basada en tan pocas páginas, he decidido ir a la fuente, Polonia, donde Wiedźmin es ya un icono, admirado e idolatrado como parte de su cultura popular y fantástica (3), y testear la opinión que allí se tiene sobre la obra, publicada hace 8 meses (si no he leído todas las reseñas, poco me falta).  Y esto he encontrado:

TheWitcher game 3

The Witcher 3: Wild Hunt (CDprojekt)

 Opiniones hay para todos los gustos, desde las que alaban al maestro a los que se sienten defraudados porque -de nuevo- no cubre las expectativas generadas; quienes se quejan de que no sea una novela, sino una sucesión de episodios inconexos, y quienes, por ello, admiran al autor y lo ensalzan como genio del relato corto, su verdadera dimensión como escritor; las que protestan por la no continuidad de la historia donde quedó en su momento, y otras que resaltan la variedad de personajes, nuevos y antiguos; hay quien confiesa haberla leído sin poder detenerse, y al día siguiente, tras analizarla con frialdad, encontrarse vacío; y quien, expresando las mismas dudas y reservas iniciales que indico más arriba, concluyen por manifestar su satisfacción con el resultado.  Opiniones para todos los gustos, como digo.

The Witcher (CDprojekt)

The Witcher (CDprojekt)

Pero muchas coinciden en un aspecto fundamental: que Sapkowski parece ser otro al comienzo de la obra, una mala copia de sí mismo (en especial, el capítulo 1, algo en lo que coincidimos), para, con el paso de los capítulos, retomar el pulso perdido y los personajes, hasta conseguir el mismo tono de obras anteriores.  Y, todas las que se pronuncian, manifiestan que se trata de una buena -o muy buena- novela, imprescindible para el aficionado a la fantasía épica; en especial los seguidores del autor y el personaje.

 También he sabido más cosas                        :

  • Geralt y la Striga (C. Colucchi)

    Geralt y la Striga (Alejandro Colucchi)

    que Lytta Neid es, en efecto, un personaje seductor y atractivo, interesante

  • que también Yennefer aparece (dos veces; un tanto forzadas según dicen: tenía que aparecer, y punto), al igual que Zoltan Chivay
  • que Sapkowski conserva ese estilo de contar historias en un mundo medieval “modernizado”, donde introduce guiños fantásticos de los mitos y leyendas que conocemos y nos son queridos, con reflejos de crítica y opinión actuales (en el avance vemos su posicionamiento sobre el aborto -tan actual en nuestro país hoy- con palabras de Lytta Neid; y hay otros, sobre experimentos genéticos, por ejemplo)
  • que abundan las luchas y combates, con hombres y bestias, en los que Sapkowski mantiene una buena narrativa y sus descripciones ágiles
  • que el último relato, según creo entender, narra hechos que transcurren después de la saga conocida

En fin, para qué seguir; a mí me basta.  Siempre preferí el Sapkowski de los dos primeros tomos de la serie, compuestos por relatos sueltos, que los siguientes en formato novela; quizás por la novedad de su propuesta, aunque, sin duda, por la frescura de estilo que representaba.

Y ¡qué demonios! ¿para qué engañarse?: pienso -y pensaba antes- hacerme con la obra en cuanto salga, leerla de forma tranquila (y/o compulsiva) cuanto antes, y disfrutarla cuanto pueda (sé que lo haré); y, después, comentarla.

El autor, su obra, y el personaje lo merecen…  Ya os contaré.

Colgante de el lobo

  1. Las aventuras del brujo albino continúan en el juego The Witcher, del estudio polaco CDprojekt.  Tras lo ocurrido en los libros, Geralt ha perdido la memoria.  Cuando regresa a Kaher Morhen, encuentra que un grupo llamado La Salamandra ha robado sus secretos y dado muerte a los brujos y todos los aprendices, por lo que inicia un largo periplo, una gran aventura RPG, en busca de sus recuerdos perdidos y la venganza que le corresponde.
  2. The Witcher (octubre de 2007), obtuvo más de 90 premios internacionales, y está considerado uno de los 100 mejores juegos de la historia.  The Witcher 2: Assasin of Kings (mayo, 2011), continúa la aventura anterior, con notables mejoras y gráficos impresionantes.  El lanzamiento de The Witcher 3: Wild Hunt está anunciado para el 24 de febrero de 2015.
  3. Tan fuerte ha calado el personaje en la sociedad polaca que la versión digital de Triss Merigold en The Witcher 2 fue portada de la versión nacional de Playboy, como playmate del mes, en mayo de 2011.

Wiedźmin-PlayboyTriss. Witcher 2

THE WITCHER: GERALT DE RIVIA en cómics Dark Horse

The Witcher 1Dark Horse, editora actual de la serie de Conan en cómics, acaba de publicar el primer número de una nueva serie dedicada al brujo Geralt de Rivia, protagonista de la excelente saga de libros escrita por Andrzej Sapkowsky (7 hasta ahora, el 8º, Estación de Tormentas, en curso, anunciada su publicación en España durante 2014).  (Más información sobre el personaje, aquí).

Sin embargo, la serie de cómics no será una adaptación de la saga, sino que está basada en el juego dedicado al personaje: The Witcher.  No se sabe bien si en los dos anteriores, que han tenido una excelente acogida entre los aficionados, galardonados con numerosos premios, y más de 7 millones de copias vendidas en el mundo; o, lo que es más posible, con el tercer juego del Brujo, ya anunciado para febrero de 2015 (junto al segundo, se puso a la venta un cómic que servía como introducción a la historia, y guía para solucionar situaciones…)

De momento, sabemos que está escrito por Paul Tobin, experimentado guionista, ganador del premio Eisner, y dibujado por Joe Querio con colores de Carlos Badilla.  La historia del primer número está relacionada con una extraña mansión, donde habitan muertos, y el horror en cada esquina; con un dibujo un tanto esquematizado y oscuro, con cierto recuerdo a Mignola (salvando distancias, claro).  Aquí os dejamos alguna muestra de la entrada en acción del personaje (por ahora, es pronto -acaba de salir- para saber si lo veremos editado en España):

The Witcher 1-2_3

SAGA GERALT DE RIVIA. Portadas.

Galería de portadas de la serie Geralt de Rivia bajo el sello Alamut.

(A la espera de un futuro artículo sobre la Saga al completo, sirva esta entrada para abrir boca)

Aunque de inicio la serie se publicó en España bajo la colección Bibliópolis Fantástica, su editor, Luis G. Prado decidió más tarde presentar la reedición de los títulos publicados hasta el momento bajo el sello Alamut, manteniendo al tiempo la continuidad de la anterior.  La diferencia más clara entre ambas se encuentra en las portadas de las obras.

Si en la primera resultaban llamativas las ilustraciones de Gallego Bross, en la segunda destacan por su atractivo y calidad de las imágenes, las del uruguayo afincado en Barcelona Alejandro Colucci,  que ponen rostro a los personajes principales de la serie.  En la imagen superior, en orden de publicación, Geralt, Yennefer, Jaskier, Ciri, Milva, Regis, Cahir y Triss Merigold.

Sin duda, todo un acierto editorial.

LA DAMA DEL LAGO (II): Final de una Saga magnífica.


Terminaba mi artículo sobre el volumen I de La Dama del Lago indicando que la editorial utilizaba (con maestría) el recurso de dividir en dos el último volumen de la Saga de Geralt de Rivia para «dejarnos con las mismas ganas que hace tres años»…  Estaba equivocado.

En mi caso ha servido para hurtarme la ilusión de su lectura, perder la ansiedad con que lo esperaba, vaciar de contenido ese Último Deseo insatisfecho de disfrutar su conclusión…  No me he divertido lo mismo (confieso con pena) que si lo hubiese enfocado de seguido, en un único volumen.

Inicialmente, había subtitulado esta reseña “Ilusión hurtada, Ilusión perdida“, pero no sería justo que tales palabras fuesen el resumen y mi valoración de una obra magnífica, una de las más atractivas de la Literatura Fantástica en los últimos años, así que vayamos por partes:

La Dama del Lago, en su conjunto, sin partes, representa un final más que aceptable a una extensa saga de 7 volúmenes.  El lector debe quedar contento con su conclusión, pues en él, Sapkowski cierra todas las tramas e hilos argumentales que había ido tejiendo con habilidad en momentos previos; al tiempo que completa su realismo (fantástico) con una crítica ácida sobre las guerras y los enjuagues políticos que envuelven su conclusión (la paz negociada) con una visión mordaz que resulta tan brutal como la propio crueldad y horrores de las acciones bélicas; pero, sobre todo, otorga un final válido a los personajes principales que componen la saga (quizás no tanto a los secundarios). Todo ello aderezado con la maestría propia de un autor que revolucionó en su día el estilo, lenguaje,  y forma de enfocar la Literatura Fantástica (y no sólo ésta), y que en mí, personalmente, ha dejado una huella profunda e inolvidable.

Pero terminar la lectura de este segundo volumen de La Dama del Lago de forma individual (octavo en la edición española), me ha dejado también algo de desazón amarga, una cierta sensación de ilusión perdida.

Ignoro cuánta culpa tiene de ello su publicación dividida en dos tomos, pero no poca, sin duda (esa parte de ilusión hurtada a la que me refiero antes).  Pero tampoco sería justo culpar por completo a una decisión editorial (por muy desacertada y comercial en exceso que me parezca); parte de ella podría achacarse al propio Sapkowski, un posible desvanecimiento de su frescura e ilusión personal tras tanto tiempo en la misma historia.

Es sólo una opinión personal, una sensación de pasada; pero suele ocurrir con las series largas de éxito: la expectación despertada entre lectores y crítica, el querer contar historias con mensaje (historias que se desarrollan solas, mas allá de lo planificado), la búsqueda de la perfección, la auto presión por no defraudar al final… unido a la irrupción en tu mente de otros personajes e historias diferentes que también quieres contar (la Trilogía Husita, por ejemplo) pueden generar esa perdida de ilusión a que me refiero, que el interés de la historia se venga abajo, o forzar un final precipitado, por mucho que lo tengas en mente desde siempre.  (Algo así –supongo– es lo que ha ocurrido con su traductor, Jose Mª Faraldo; o lo que muchos tememos suceda –y el propio G.R.R. Martin reconoce y confiesa temer(1)– con Canción de Hielo y Fuego).

Analizadas por separado, en la primera parte, Sapkowski apenas enfoca la trama principal de Geralt y su grupo, y alarga en exceso la historia introduciendo (eso sí, con su maestría habitual) personajes y puntos de vista nuevos sobre la guerra o tramas circulares de serpiente Ouroboros alrededor de Ciri (algunos me parecen ahora gratuitos e innecesarios, en contra de lo que pensé y escribí entonces), para forzar la unión con personajes de la trama artúrica sacados de un relato escrito fuera de contexto y tiempo(2); aunque sin duda esa era su intención e idea para el final, ya por entonces.  En su segunda parte/volumen se encuentra la verdadera resolución de la trama central, el deseado final de la saga y personajes.  Una resolución que, siendo válida y coherente para los protagonistas principales (no tanto los secundarios), leída de esta forma –dividida, y sin continuidad en el tiempo– resulta demasiado precipitada.

Estoy convencido de que en su formato original (al completo) sería distinto; posiblemente no estaría hablando ahora de ilusión perdida, ni hurtada al lector (al menos en mi caso), y hubiese disfrutado más el final de esta magnífica saga de literatura fantástica.

Un final en todo caso diferente al ya conocido(3) (Sapkowski advirtió que no necesariamente tenía por qué ser ese…) pero bastante cercano.  Un final comprometido; como corresponde a una serie de fantasía que introduce el realismo en mensajes y críticas frente a la injusticia, la guerra, o el totalitarismo; y que deviene en denuncia contra el racismo y el miedo a lo diferente.  Un final, en suma, bastante menos amable que aquel primero, pero muy condicionado por la existencia de éste.

Prueba de ello (además de Galahad pasmado ante La Dama del Lago) es el trato que da a los protagonistas secundarios, ese variopinto séquito de compañeros dispares del brujo; Cahir, Milva, Angouleme, Regis personajes bien conformados durante varios volúmenes, de los que Sapkowski se desprende al final como peones prescindibles, sin concederles la gracia y protagonismo que en mi opinión se merecen… No lo comprendí, hasta descubrir que ninguno de ellos aparece en el relato final previo.

Así las cosas, la pregunta que se plantea el aficionado es: si tanto se aferra a un guión previo, ¿por qué cambiarlo?…  Son sus personajes; y como dije en otra ocasión, el autor narra las historias a su estilo y forma, no bajo los cánones que nosotros, lectores inquietos, imaginamos.

Pero si me atreviese a conjeturar una posible explicación (en base a lo antes citado) pensaría que Sapkowski deseaba tiempo atrás dejar la Saga de Geralt de Rivia y pasar página, dedicarse a otras historias y personajes que bullían en su mente (Narrenturn), aunque dejando la trama y los personajes definitivamente cerrados…  Así las cosas, ¿qué mejor forma de acabar la serie que al estilo de todas aquellas otras Sagas antiguas medievales, o poemas épicos de cualquier época y lugar, en los que el héroe termina sus días en un lugar mítico, o en defensa de una causa, lejos de la paz y felicidad del hogar?  Me gusta pensar que ese podría ser el motivo de cambio de final.

Pero ¿es en verdad el final definitivo de Geralt de Rivia…?  Lanzo al aire la pregunta(4).

No quiero terminar sin citar la fuerte influencia que en el éxito de la serie en España ha tenido su traductor, Jose Mª Faraldo, verdadero artífice del traslado al castellano del renovador aporte literario de Sapkowski, y la frescura de su lenguaje.  El propio autor así lo reconoce.  Sin él, el impacto de la Saga no hubiese sido tanto.  Y su presencia, –mejor dicho, su ausencia– en este tomo se deja sentir.  Comparen si no su lectura con la de los primeros volúmenes: su frescura no es la misma.  No sé cuánto de esa pérdida corresponde al autor, su traductor, o ambos (como muestra de una sincronía perfecta).  Pero se nota; y bastante.  Y creo justo reconocerlo.

La Dama del Lago representa el final de una extraordinaria Saga de Literatura Fantástica, que supo renovar el género en su día, y goza por ello de un merecido reconocimiento entre la crítica y éxito de público; sus seguidores por todo el mundo son legión.   Y una visión en conjunto la hace más grande aún .


(1) En entrevista de Luis G.Prado, publicada en Gigamesh, 40.

(2) Algo termina, algo comienza, escrito 7 años antes, para el fanzine El enano rojo, como  «broma de famdom» (en palabras del propio autor), aunque imagino que ya por aquel entonces rondaba por su cabeza un final entroncado (con ironía y el humor fino que le caracterizan) con el mito artúrico.

(3) De nuevo, Algo termina, algo comienza, publicado anteriormente junto a otros cuentos cortos de Sapkowski, en el libro Camino Sin Retorno, de la misma editorial.  Añadido al volumen 2 de La Dama del Lago, para evitar que quede raquítico junto a los previos… O para ofrecer al lector una visión más completa de todo lo imaginado por el autor;  Quién sabe…

(4) Tal vez no: adaptaciones al cómic, juegos de ordenador, películas y series de TV, más allá de las realizadas hasta el momento, podrían forzar el regreso de un personaje tan atractivo y carismático como este Brujo de Rivia.  Un final nada explícito, y de fácil integración con su alternativa así lo permiten (como lo fue en el cómic la falsa precuela de sus padres en Camino sin retorno, bendecida después por Sapkowski).

LA DAMA DEL LAGO. Rectificación.

Bueno, al parecer, metí la pata y me toca rectificar.

Es lo que ocurre cuando se vuelcan opiniones personales demasiado rápido, antes de disponer de toda la información; uno de los principales problemas de internet, sin duda (y, por extensión, de todos los medios, aunque la inmediatez de éste lo facilite).  Llegado el caso, siempre está la solución elegante de reconocer el fallo y rectificar (algo que no se estila demasiado, pero que a mi no me cuesta hacer, como veis).

Viene ésto al caso de que en notas anteriores sobre La Dama del Lago de Sapkowski, último volumen de La saga de Geralt de Rivia (una de las mejores y más atractivas series de fantasía publicadas últimamente), cuya aparición en España se demoraba tres años, comenté que su publicación en dos volúmenes me parecía una estrategia de marketing editorial para mantener la atención del lector durante más tiempo y, de paso, obtener mayores beneficios económicos con un nuevo volumen; y parece que no es así.

Jose Mª Faraldo, traductor de la serie, y uno de los verdaderos artífices de su éxito en España, por su aporte personal a la adaptación del lenguaje renovador de Sapkowski (en perfecta sincronía y colaboración con el autor, que le reconoce el mérito, como hacemos los aficionados), se responsabiliza personalmente del retraso, debido a una saturación profesional sufrida últimamente, que le ha impedido cumplir sus compromisos (¡chapeau!,por el gesto también).   Es lo que adujo Bibliópolis/Alamut en un principio, y ahora comenta el propio Jose María en una entrevista, muy extensa e interesante, aparecida hace unos días en FantasyMundo, que desde aquí recomiendo a todos (con sólo pinchar el enlace).

De sus palabras deduzco que no sólo carecía de razón en mi comentario, y realicé una afirmación gratuita (que rectifico), sino que, además, como lector, debería agraceder a la editorial que nos presente la obra dividida en dos partes, a fin de minimizar su ya dilatado retraso de aparición, adelantándolo unos meses.  Reconozco que Sapkowski/Geralt puede tener el efecto de una droga, cuya dosis periódica necesitamos, y Bibliópolis/Alamut nos la ha facilitado (aunque no nos cure de ella, y nos deje enganchados).

Supongo que ese mi último deseo, insatisfecho por varios años, de conocer el final de una Saga que admiro me pudo, y, como digo, metí la pata; en un comentario tal vez desacertado, aunque, reconozcámoslo, no exento de cierta lógica.   Con todo, prefiero “mojarme” y dar marcha atrás si procede, como es el caso (y no se trata de difamación, o algo lesivo para los intereses de nadie, sino una opinión personal, un comentario) que no opinar.

Así que rectifico, y la saco; y espero no haber molestado.   Como dijo el castizo a la dama:

“Si con meterla he ofendío, señora, con sacarla no hay na perdío