LOS TIEMPOS DEL ORÁCULO. De Ramón Ramos

A camino entre la Fantasía y la Ciencia Ficción, Ramón Ramos inicia con «Los Tiempos del Oráculo» el primer volumen de la saga «La Era del Cometa».

En un país de gente sencilla y ambiente medieval humilde, el edificio del Oráculo se yergue majestuoso, brillante, misterioso e ignoto, cambiante y en movimiento, vestigio remoto de antecesores perdidos y un pasado olvidado; sus burbujas errantes se abren y cierran periódicamente sin sentido aparente, incomprensibles.  Nadie conoce su historia o significado, disipado en la memoria del tiempo; sus sacerdotes dan guía y consejo al pueblo, nunca explicaciones, pues nadie las comprendería y ellos mismos las ignoran.  Sabios y eruditos de otras tierras peregrinan para observar y estudiarlo.  En ciudades lejanas se guardan crónicas escritas de su descripción y presencia, su correlación con hechos pasados o los diferentes pueblos.  Y hechiceros y magos, o países poderosos, le temen y envían ejércitos a conquistarlo… sin éxito.

«Los tiempos del Oráculo» comienza en una de esas conquistas baldías que sólo obtienen destrucción de vidas sin sentido, en el año séptimo de la Era del Cometa.  Tras el ataque y la pérdida de su hogar, seres queridos, y el estilo cotidiano de una rutina diaria, dos vecinos de la ciudad emprenden el camino de su nueva vida; ambos al mismo tiempo, aunque por separado.  Jaspe, de quince años –ambicioso, inquieto, inconformista, ávido de conocimientos–, hacia el interior del Oráculo, en una de aquellas burbujas errantes que se revelan puertas abiertas a otros mundos y eras distintas.  Tilo, rondando los treinta –tradicional, resignado, amante y feliz esposo,  padre de dos pequeñas, las tres ahora muertas– hacia el exterior, lejos, en tierras remotas y solitarias, plagadas de «presencias» y espíritus naturales que le harán evolucionar.

Porque la historia que narra «Los tiempos del Oráculo» es, sobre todo, la transformación personal que sufren sus protagonistas a la sombra alargada de un misterioso edificio, incólume al paso del tiempo y cuanto le rodea; ajeno –en principio– a todo cuanto sucede a su alrededor, personas, pueblos, ejércitos o civilizaciones.  Y con ella, Ramón Ramos nos propone seguir la estela individual de dos personajes, los primeros de una posible larga lista en el futuro, pues el volumen (que finaliza y cierra historias en sí mismo) es el inicio de una saga que puede (y debe) dar bastante más de sí:

Tilo y Jaspe, movidos por acontecimientos que no han provocado, avanzan por caminos diferentes en esa especie de huida hacia delante que emprenden al mismo tiempo, y se convierte para ambos en un viaje iniciático.  Curiosamente, quien más se aleja del Oráculo será quien más se acerque a su conocimiento; y aunque no llegue a entenderlo, obtendrá en su recorrido un estado de sabiduría que supera a cuanto podría alcanzar de no haberlo iniciado.  Por el contrario, quien se sumerge en su interior y dispone de los medios para dominar el presente mediante el conocimiento futuro, será quien termine enrocado en sí mismo, marcado por la ambición.

El personaje de Tilo recuerda un poco a Sócrates (curiosamente, una vida marcada también por el oráculo, según la tradición popular).  Si el sabio de Atenas encontró sabiduría en la ignorancia («sólo sé que no sé nada»), Tilo se hará sabio intentando profundizar en su desconocimiento; y al igual que aquel creó la “mayeútica” inductiva como método, Tilo intentará que otros alcancen el conocimiento y la verdad desde el interior, por sí mismos… sólo para descubrir que los hombres prefieren que sea otro quien les ofrezca respuestas.  Jaspe, al contrario, encuentra y dispone demasiado pronto del conocimiento, y pretende utilizarlo para decidir su destino futuro.  Al final se dará cuenta que es el Destino quien decide; y que por muchas vueltas que de a lo largo del tiempo para evitarlo, existe una lógica congruente –incluso en las paradojas–, y el Destino siempre te alcanza…

Porque aunque la colección Excalibur se apellide fantástica y Ramón Ramos parte de la Fantasía (Alta, no Épica) para ambientar su historia, la obra utiliza y debe inscribirse bajo el criterio de paradoja temporal que suele ser más propio de la Ciencia Ficción (sin quedar definido, el buen aficionado puede encontrar en el Oráculo reminiscencias de aquella Eternidad del maestro Asimov); dicho esto no en clave excluyente, sino como elemento ecléctico que enriquece la propuesta:  Tilo y Jaspe parten de una raíz común con destinos separados, para vivir vidas excluyentes y distantes; pero gracias a las burbujas errantes del Oráculo y el hechizo de unas palabras susurradas bajo el miedo, fluyen en círculos y se entrecruzan una y otra vez, sin saberlo, en el espacio y el tiempo, hasta desembocar en un final no tan inesperado como sorprendente.

«Los Tiempos del Oráculo» es el primer volumen de una saga.  También una novela cerrada en sí misma, que permite su lectura independiente, sin dejar cabos sueltos (más allá de los misterios propios del Oráculo, y una posible interrelación futura de personajes en los círculos concéntricos de otras vidas, enlazadas por la paradoja oracular del tiempo).  Se trata de una obra ligera, de pocas páginas, que permite ser acometida sin miedo.  En teoría, debería facilitar una lectura rápida.  Sin embargo, por momentos –quizás debido al estilo excesivamente medido de su autor, y frases demasiado cortas–, la transición de la historia y sus personajes se hace lenta, incluso algo pesada, y hechas en falta un poco más de dinamismo y acción, un devenir de los hechos no tan relajado y calmo.   Confiemos que así sea en el futuro.

Habrá que estar atentos a las siguientes entregas de «La Era del Cometa», la saga que Ramón Ramos nos introduce con esta primera novela; un mundo fantástico que, tras lo visto, admite mucho por descubrir.  Una propuesta imaginativa y ecléctica, inteligente; pues parte de una buena idea, apenas desarrollada aún, que ofrece a su autor la posibilidad de construir a su alrededor numerosas historias, variopintas, diferentes, incluso navegar entre géneros…

Quedamos a la espera.

Los Tiempos del Oráculo, de Ramón Ramos. Ilustración de Marcelo Buchelli.  Grupo Editorial AJEC, colección Excalibur Fantástica. Granada, 2009. 174 págs. Tapa blanda con sobrecubierta. ISBN: 978-84-96013-79-7.

3 comentarios en “LOS TIEMPOS DEL ORÁCULO. De Ramón Ramos

  1. Manuel, muchas gracias por una reseña tan profunda y completa. Resulta muy alentador cuando alguien consigue entender los distintos niveles y mensajes de la novela, y además los plasma en una crítica. En efecto, las siguientes entregas, con nuevos personajes y otros lugares, explorarán el mundo del Oráculo para dejarnos ver la influencia de este en distintos países y culturas. Espero que también te gusten.
    Un saludo
    Ramón Ramos

  2. Por nada, Ramón. Es lo que pienso.
    Me agrada que nuevos autores aporten sus creaciones e ideas (algunas muy buenas) al panorama español de lo fantástico. Es un terreno duro y árido, lleno de alegrías y sinsabores, y lo importante es no desfallecer en el camino. Mucho ánimo para seguir adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.